Artículos Terapia Presentación Inicio
 
   
ARTICULO DEL MES
ARTICULOS ANTERIORES
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 



> "Aprender a amarse, amar y ser amado"



      Es importante aprender a quererse a sí mismo, querer a los demás y sentirnos merecedores de que nos quieran, es decir, desarrollar el amor incondicional hacia uno mismo y los demás.

         Lo que hace que la vida merezca la pena ser vivida es amar y ser amado. La forma en como amamos, dice mucho de cómo nos relacionamos con el mundo.

         ¿Qué es el amor y qué significa par ti?, ¿qué opinas del amor?, ¿cuál es tu definición?. ¿Lo has asociado a : aceptación, apoyo, bondad, cariño, compasión, compartir, comunicación, confianza, cooperación, diálogo, franqueza, generosidad, paz, receptividad, respeto, sensibilidad, sinceridad, tolerancia, unión........? ¿o lo has asociado a: exigencias, apego, conformidad, dependencia, egocentrismo, exclusividad, necesidad, posesión, rechazo, ....?.

        Normalmente, la definición que tenemos del amor, cambia con nuestras experiencias. En realidad, el amor es libertad y el temor es el que ata y limita. El amor es lo que somos, no lo que tenemos o hacemos. Comenzamos a atraer más amor a nuestra vida cuando somos realmente nosotros mismos. Amor es aceptación y respeto compasivo por nosotros y por los demas, actuar con cariño, calidez y comprensión, sin juicios, ni críticas.

         Sin embargo, no podemos amar a los demás, si no nos amamos primero a nosotros mismos.

         Existe la tendencia a amar solamente cuando las personas cumplen con ciertos requisitos que nosotros les imponemos, y retirar nuestro amor cuando esas condiciones no se cumplen. Sin embargo, amar incondicionalmente es amar de forma libre, plena y abiertamente, sin expectativas, exigencias o restricciones. Con total aceptación y respeto a como es el otro. Es decir, amar lo que es. Ésto o significa logicamente permitir gestos de manipulación.

         Paradógicamente, lo que nos bloquea, es el mismo camino que nos conduce al amor. Por eso, conviene explorar nuestras actitudes y creencias que nos inhiben y así, actuar de manera diferente. Distinguir cuáles son tus creencias y conductas resultado del condicionamiento durante la infancia y cuáles son el resultado de una elección libre y deliberada como adulto, nos fortalece y libera.