Artículos Terapia Presentación Inicio
Constelaciones Familiares
Aprender a Amar
Mejorar la Autoestima
La Prosperidad
Tu Prosperidad y Realización Profesional
Leyes del Liderazgo y Éxito Profesional
La Relación de Pareja
El Amor de Pareja Logrado

> "Lograr el Amor en la Pareja"

Tayeres de Constelaciones Familiares

 

 

      Para "Lograr el Amor en la Pareja" es importante recuperar el respeto entre el hombre y la mujer. Respetar significa asentir a ello tal y como es, a su destino y a su familia. Respetamos a nuestra pareja cuando somos capaces de decirle: “Te quiero y te respeto a ti y a tu familia, tus valores, tu pasado y tu destino. En ti quiero y respeto a tu padre y madre. Quiero y respeto lo que te guía y lo que me guía. Tal y como eres, eres perfecto para mi”. Querer re-educar o cambiar a nuestra pareja como si se tratara de un niño/a, es no respetarle tal y como es. Cuando se rechaza a uno o ambos padres de la pareja, también se está rechazando a la pareja.

       En la relación entre el hombre y la mujer, ambos dan lo que tienen y toman lo que les falta, pero quien no toma a sus padres, no podrá pasar mucho a su pareja ya que permanece estancado en sí mismo, sigue siendo como un niño y no puede desarrollarse como adulto.

       Ganamos libertad en la pareja cuando no hacemos depender nuestra felicidad de ella, sino que tomamos las riendas de nuestra vida como personas adultas. Cuanto más alto sea el grado de obcecación en el enamoramiento, tanto más se aleja la persona de la realidad y no ve a su potencial pareja como pareja sino como la madre perfecta que siempre deseó tener. Es importante estar abierto a una relación de igual a igual.

       También es importante ocupar el lugar que nos corresponde, con respecto a nuestro sistema familiar, ya que el amor sólo llena lo que el orden abarca. Por ejemplo, los “hijos parentales”, es decir, que hacen de padre o madre de sus propios padres, no ocupan el lugar de hijos que les corresponde y se castigarán fracasando en el amor o escogiendo a parejas que no han tomado a sus padres y estarán como "niños" y no están disponibles para una relación de pareja de igual a igual. Cuando ocupamos nuestro lugar, nos sentimos ubicados, con buen nivel energético, en paz, con confianza y preparados para entregarnos a nuestra pareja desde el respeto.

       En la relación de pareja se reproduce la relación con la madre. Por eso, quien logra tomar y respetar a la madre, se encuentra en paz consigo mismo, sintiéndose merecedor del amor de otras personas.

      Cuando un miembro de la pareja es mucho más joven que el otro, en la mayoría de los casos, la relación fracasa. ¡Se busca una madre!, ¡Una relación de pareja existe entre personas de la misma generación!.

       Además, es necesario, reconocer y dar un lugar a todas las parejas que han pasado por nuestra vida, si no es así uno no está disponible emocionalmente para "lo nuevo". Una buena separación se logra cuando los compañeros mutuamente se dicen: “Te quise mucho. Todo lo que te di, lo di con ganas. Gracias por lo que me diste. Por aquello que entre nosotros fue mal, yo asumo mi parte de responsabilidad y dejo la tuya contigo. Te llevo siempre en mi corazón. Estás libre y estoy libre”. Tomando con amor aquello que nos aportaron las parejas que tuvimos en el pasado, podemos aportar el aprendizaje a la siguiente relación. Si no es así, existirá dificultad para unirse, de nuevo, a otra relación. Es decir, la despedida se logra, cuando tomo todo lo que una persona me da con gratitud.

      Toda persona que haya estado en una relación de pareja seria, no puede evitar el dolor, ni el sentimiento de culpa en el momento de abandonarla. Una separación se logra a través del dolor. Sólo así, puede separarse con la conciencia tranquila. El dolor también encierra mucha fuerza. Un mecanismo muy común para escapar del dolor, es buscar un culpable o auto-compadecerse, en este caso no se ve al otro, sólo a si mismo. La auto-compasión es narcisista. Si uno de los miembros de la pareja se cierra y permanece en su dolor, le hace más difícil al primero emprender su nuevo camino.

      También, es importante tener en cuenta que los conflictos son necesarios para el crecimiento de la pareja y el desarrollo de una escala de valores común.

      El amor se logra cuando ambos, se han despedido de sus familias de origen, con amor. Donde, por el contrario, aún llevan destinos de las familias de origen que no son suyos, estas dinámicas se introducen en la relación e interfieren en la pareja.

      El crecimiento de un miembro de la pareja, pone en peligro la relación. Por eso, conviene que evolucionen y crezcan a la vez. Aun así, ¡cada miembro de la pareja, tiene primero que ser fiel a su propio destino y luego al de la pareja!.

 

Aspectos importantes a trabajar en consulta :
El amor a la madre y a la vida
El respeto entre el hombre y la mujer
Aprender a dar y recibir de forma satisfactoria
Liberarse de promesas de fracaso
Ganar autonomía en la pareja
Ocupar el lugar que nos corresponde
El duelo de las parejas del pasado