Artículos Terapia Presentación Inicio
 
   
ARTICULO DEL MES
ARTICULOS ANTERIORES
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 



> "El Amor de Pareja Logrado"

 

       Nuestra pareja hará la función de espejo de aumento en el que nos miramos y nos refleja justamente aquello que aún nos falta por integrar y reconocer. Así, nos ofrece la oportunidad de abrirnos a nosotros mismos. Por tanto, el amor que seamos capaces de expresar al otro, dependerá de nuestro amor hacia nosotros mismos. Sólo si estoy bien conmigo mismo, estoy en condiciones de estar bien con los otros.

       Con frecuencia, en la pareja depositamos nuestrro vacío interior y la hacemos responsable de llenarlo. Y esto es el inicio de la decepción.

       Responde a las siguientes preguntas:

      * ¿Sé quien soy?

      * ¿Acepto, reconozco y honro mi origen?

      * ¿Estoy reconciliado conmigo mismo?

      * ¿Amo mi luz y mi sombra?

      * ¿Amo mi vida?

      * ¿Estoy abierto, desde el corazón, a mi pareja?

 

       Una relación de pareja lograda dependerá de si hemos alcanzado integrar los siguientes aspectos:

1.- Asentir a la vida, tal y como nos ha sido dada. Es decir, permanecer libre de reclamos, juicios o reproches, para tener la mirada enfocada con fuerza hacia la vida actual. ¡Si estoy en paz con mi vida estaré libre y dispuesto para lo nuevo. Así, desaparece el miedo al abandono.

2.- Quererse a uno mismo. La pareja no es la solución para sentirse querido, si uno no se quiere, ni tampoco soluciona la soledad personal, ni suple nuestras carencias o necesidades personales. Con ella podemos compartir una felicidad que ya existe. En lugar de preguntarnos si nuestro "compañero/a de camino" ¿me quiere?, preguntaté: ¿le quiero?. Además, también es importante reconciliarnos con nuestra propia sombra y asumir nuestros posibles errores.

3.- Haber hecho el duelo de las relaciones de pareja anteriores. Es decir, reconocer, honrar y agradecer a todas las parejas anteriores que han formado parte de nuestra vida, dandoles un lugar en nuestro corazón. De esta forma, la nueva relación no cargará con la sombra de lo vivido con las parejas anteriores. También hay que recordar que, a veces, las separaciones ocurren por fuerzas del destino incontrolables. Aunque los vínculos duran por siempre y nos marcarán toda la vida. Sólo cuando nos separamos con amor, cada miembro de la pareja permanecerá libre para su propia vida de manera saludable.

4.- Respetar a la pareja tal y como es. Quien desea cambiar a su pareja, la acabará perdiendo. Hombres y mujeres somos diferentes en nuestra manera de sentir, pensar, actuar y enfrentarnos a la vida. Ambas posturas son válidas, no hay uno mejor y otro peor. Reconocer y agradecer esta diferencia dará fuerza a la relación y hará que se renuncie a las "luchas de poder". Renunciar a que el otro se parezca a nosotros, es respetar la naturaleza masculina y femenina en su esencia.

5.- Respetar a la familia de origen de nuestra pareja. La pareja no es simplemente la unión de dos personas, es el encuentro de dos clanes o "tribus", cada una con su historia, costumbres, destinos y valores. Y cada miembro de la pareja tiene que estar dispuesto a renunciar a algo de su familia para encontrar un camino común.

6.- Equilibrio entre dar, recibir y tomar. Es decir, se trata de una relación de igual a igual, donde no buscamos que la pareja haga de padre o madre protectora y por tanto, ambos tenemos igualdad de responsabilidades. Ambos somos conscientes de necesitarnos mutuamente y damos y recibimos de forma equilibrada. Cuanto mayor es el intercambio, más profunda es la relación y el vínculo se hace más fuerte. Aporta alegría, plenitud y prosperidad a la pareja. Dar en exceso o tomar en exceso, genera descontento y sensación de vacío. Por tanto, en la pareja (y en las relaciones en general), no hay que dar más de lo que el otro pueda devolver.

7.- Compromiso. Es decir, despedirse de la etapa de la juventud y demostrar a nuestra pareja que hemos renuciado a encontrar a alguien mejor. Así, puede darse la siguiente etapa que mira hacia alante y no hacia atrás. La vida en común hace que uno esté presente para el otro y de esta forma se den mutuamente la seguridad que necesitan.

8.- Sexualidad. Es una fuerza profunda y valiosa que genera un vínculo, y si es vivído con amor se convierte en un lazo que une a la pareja durante toda su vida. Esta unión hace que no puedan separarse después sin dolor y sentimiento de culpa. La sexualidad pone a la pareja al servicio de la vida y a través de ella, el amor se renueva.

9.- Amor desde el Corazón: "Si", "Por favor" y "Gracias".

      * "Si" asiento a tal y como eres.   El amor en la pareja, se logra cuando ambos son capaces de decirse: "Te quiero tal y como eres..... eres un regalo para mi. La "pareja ideal" es el otro tal cual es, es decir, sin querer cambiarle, sin buscar que se adapte a la imagen que tenemos de lo que sería correcto.

      * "Por favor", te necesito. Si un hombre y una mujer se atraen, es porque se necesitan. El hombre necesita a la mujer para volverse hombre y una mujer necesita al hombre para volverse mujer.

      * "Gracias", por todo lo que me das.

       Ambos, se tienen que ganar al otro con amor y respeto.

       La relación de pareja es la mayor fuente de crecimiento y la relación humana más profunda que hay, ya que toca en lo más profundo nuestras heridas y nuestro ser. En ella crecemos y evolucionamos. Y las crisis, forman parte del proceso.