Artículos Terapia Presentación Inicio
   
ARTICULO DEL MES
ARTICULOS ANTERIORES
 
 
 
 
 
 
 
 
 
  PEDAGOGÍA SISTÉMICA
 
 
 
 
 
 
 
 



Pedagogía Sistémica

 

                       Resultado de imagen de fotos de pedagogia sistemica

 

        La pedagogía sistémica es la aplicación de las Constelaciones Familiares al ámbito escolar y educativo. Las constelaciones nos permiten descubrir la dinámica profunda que hay detrás de un conflicto, ligado a la propia familia. Nos enseña a:

  • Tomar la vida y respetar la muerte
  • Asentir a la realidad tal cual es
  • Ordenar el amor
  • Y reestablecer la paz

 

         Todo ello para el beneficio de las generaciones pasadas, presentes y futuras, que se refleja en lo académico y emocional dentro del contexto escolar.

 

OBJETIVOS:

  • Crear una educación más global, contemplando tanto el nivel académico como el emocional de todos los integrantes de una escuela.
  • Ampliar la conciencia a las nuevas realidades para crear armonía, evolución y paz.
  • Crear un puente de unión entre las familias y la escuela que favorezca el desarrollo emocional y de aprendizaje de los alumnos.
  • Dotar a los alumnos, maestros y escuela de herramientas y recursos que les permita resolver dificultades cotidianas a un nivel profundo y con resultados que se prolonguen en el tiempo.
  • Aprender a observar y reconocer los “vínculos y fidelidades de amor” que se encuentra debajo de todo comportamiento.
  • Ayudar a manejar emociones difíciles.
  • Comprender el momento evolutivo que estamos atravesando.
  • Ampliar nuestra mirada a todos aquellos aspectos que afectan de forma directa o indirecta a nuestra vida.
  • Ayudarles a desarrollar todas sus potencialidades.
  • Evitar desgastarse en la dirección equivocada y faciliatar el rendimiento y la satisfacción en el aprendizaje.
  • Conectar, desde el corazón, con el amor incondicional.

 

         Todos nos encontramos en un proceso de aprendizaje y desarrollo permanente. Por eso, es necesario ordenar las etapas que nos han precedido, para así transmitir una base lo más sólida y segura posible a las generaciones siguientes. Todas las metodologías son válidas, cuando despejan el desorden.

         Los pasos que podemos dar para cumplir con los objetivos anteriormente mencionados, son:

 

  • Reconciliarnos con nuestra propia historia familiar y académica.

1.1.- Incluir en nuestro corazón a las personas, etapas y contextos que han formado parte de nuestra educación y a los cuales les estamos agradecidos.

1.2.- Incluir a los excluidos, los no reconocidos y los olvidados, tanto de nuestro sistema familiar como del ámbito académico al que hemos pertenecido.

1.3.- Desarrollar “imágenes internas” que fomenten la paz y la vida, en memoria de los seres queridos.

1.4.- Tomar la vida propia y que otras personas amorosas participen de ella.

1.5.- Reconocer que: ¡es más valiosa la reconciliación!.

 

  • Honrar y tomar a nuestra familia de origen.

2.1.- Honrar a los padres y a la familia de origen significa tomarlos tal y como son, amarlos tal y como son.

         ¡No hay nada más fuerte que la familia, nos hallamos vinculados a ella y sus destinos.!. ¡Somos nuestra familia!.

         Las “heridas familiares” se cierran con la reconciliación.

2.2.- Tomar (no se trata de una aceptación condescendiente) significa: ¡lo tomo tal y como es!, es humilde, asiente a los padres tal y como son. Tomándolos a ellos, asentimos también a nosotros mismos, tal y como somos. El resultado es la llegada de la reconciliación y la paz, más allá de toda valoración de bien o mal.

 

  • Asentir a la realidad tal cual es, mirando de forma amorosa, inclusiva, flexible y dirigida hacia la vida y las futuras generaciones.

3.1.- Ubicamos en nuestro lugar.

3.2.- Abandonar la pretensión de cambiar la realidad, para adecuarla a una imagen que nosotros consideramos “correcta”.

3.3.- Ampliar la mirada, para que surja un “amor que ve”, más allá de nuestros propios deseos.

3.4.- Dejar de lamentarse por lo que hay o por lo que pudo llegar a ser. Es decir, respetar el pasado, el presente y futuro.

3,5.- Respetar nuestra propia historia y la de quienes nos rodean.

 

  • Mirar las soluciones en lugar de los problemas, con humildad y cooperación.

4.1.- Confiar en que lo esencial se da, cuando llega el momento.

4.2.- Mirar con una actitud de cooperación hacia lo que la conducta del otro nos quiere decir.

4.3.- Generar una alianza de complicidad entre padres y escuela, con una visión amplia de la realidad.